HISTORIA

Muy probablemente los primeros hombres que aparecieron por La Fuente, allá por el Neolítico, fueron los bacheos, entre otros pueblos celtibéricos que habitaban por toda la actual provincia de Salamanca antes de la romanización… si bien, no hay pruebas concretas de un posible asentamiento poblacional en la Fuente…

Será de los romanos de los primeros que tenemos pruebas fidedignas de su estancia en el lugar, como atestigua la existencia de una fuente con un brocal romano (de la que hoy sólo quedan fotografías); si a esto le sumamos que está situada en una llanura libre, bien ventilada, con un buen clima (es decir con buenas condiciones para la habitabilidad, como era gusto de los romanos), bien pudiera haber tenido La Fuente el comienzo de su historia en la época romana.

Lo cierto es que el germen de al actual población de La Fuente debió surgir gracias a un cúmulo de circunstancias bastante singulares que se comenzaron a dar en la Edad Media, cuando la zona es definitivamente reconquistada a los musulmanes por los reyes cristianos, quedando el lugar fuera de las foces de Salamanca, Ciudad Rodrigo, Ledesma y Tejeda; y fuera también de los intereses de la nobleza que prefería hacerse con las riberas de los ríos ricas en pastos… si a esto le sumamos que en el lugar, como ya hemos mencionado, existía una fuente y por allí pasaban las cañadas de la trashumancia del ganado lanar que se llegó a convertir en la clave de la economía de Castilla durante varios siglos, no es difícil intuir la propicia situación del lugar para el asentamiento humano, como así ocurrió, poco a poco, en el lugar donde aprovechaban los grandes rebaños ganaderos para hacer un alto en el camino y descansar; de lo que ya hay variada documentación al respecto en especial a partir de siglo XVI.

Y así, fue creciendo hasta alcanzar ya una determinada categoría entre los pueblos de la provincia, contando hacia el año 1850 con 115 vecinos y 415 almas. Un siglo más tarde ya se acercaba a los 1900 habitantes , y es que con la aparición y la importancia de los medios de comunicación modernos, como el ferrocarril y las carreteras, La Fuente será nuevamente favorecida, al convertirse en un importante nudo o cruce natural de vías en pleno corazón de la provincia, vías como la N. 620, y el ferrocarril, del que hoy sólo pervive la línea París-Lisboa, al haberse cerrado en 1985 definitiva y lamentablemente la línea que llegaba hasta Oporto.

Lo cierto es que hoy en día, La Fuente de San Esteban enclavado en la llanura del campo charro, entre el Yeltes y el Huebra, en tierra de cereal y de dehesas con importantes explotaciones tradicionales de ganado bravo, es sin lugar a dudas unos de los municipios de mayor relevancia de la provincia de Salamanca. A esto hay que unirle el acondicionamiento de instalaciones en el Cruce como la plaza de toros… que sirven de lugar de encuentro y celebraciones taurinas y populares para las gentes del pueblo, así como de hospedaje y restaurantes dignos de satisfacer también al forastero con los buenos productos de la tierra.
Para cerrar este apartado, valga como homenaje a esta tierra ganadera recordar los versos que le inspiró en cierta ocasión a Gabriel y Galán:

 

 

“Tiene un viejo caballote,/de gigantesca armadura,/
buen correr, mala andadura,/largo pienso y alto trote./
Tiene dos perros de presa/ de ancha boca bien dentada,/
Por si una res empicada/ se desmanda en la dehesa./
Clavado en la dura silla de su viejo caballote,/se va a Extremadura al trote,/
Y al trote torna a Castilla./ Y toma allá montaneras,/
Y arrienda aquí espigaderos,/ y busca allá invernaderos,/
Y goza aquí primaveras,/ y viene y va con ganado,/
Y vende y vuelve a arrendar/ y paga y vuelve a criar/
Y siempre está atareado”.

La Iglesia

Un ilustre Mirobrigense en su libro sobre la Diócesis de Ciudad Rodrigo y las parroquias que le pertenecen – editado hace un siglo -, dice de nuestra Iglesia Parroquial: “Data del siglo XI y pertenece al estilo románico-bizantino, según se infiere de su cúpula colgante, ventanas geminadas y columnas con capiteles fantástico e historiados”…

Este templo ha sufrido remodelaciones importantes en el último siglo que hacen del edificio algo bastante diferente a lo arriba descrito. En 1.947 se convirtió la planta de cruz latina en rectangular al añadirle dos naves laterales con remodelación de cúpula y techumbre. Hoy quedan, la capilla del altar mayor y el frontal con torre de espadaña en piedra, de la antigua edificación. Por los años 90 se remodeló todo el tejado. En las importantes obras realizadas a partir del año 2.000 (sustitución de piso de madera plagado de termitas, por piedra pulida, zócalos en granito, instalación eléctrica nueva, calefacción-aire acondicionado, pintura, etc.) hemos encontrado, enterrados dentro del Templo, la base de la Pila Bautismal (románica) y tres grandes trozos de columnas en piedra labrada y pintada que corroboran la descripción antes citada.

Guerra de La Independencia

La provincia de Salamanca, dado su carácter fronterizo con Portugal, iba a sufrir especialmente las desgracias de la Guerra de la Independencia ya que gran parte de la lucha entre el ejército expedicionario británico, desembarcado en Lisboa para combatir a Napoleón, y las tropas francesas se desarrolló en nuestra provincia.

La población de La Fuente de San Esteban no iba a ser ajena al paso de los ejércitos invasores franceses y a los esfuerzos de los españoles por liberar su patria.

En marzo de 1810 los Lanceros de Castilla, dirigidos por D. Julián Sánchez “El Charro” habían pasado a ser una unidad adscrita a la guarnición de Ciudad Rodrigo. Ante la concentración en ese mismo año de tropas francesas en la provincia de Salamanca con la intención de tomar la plaza fortificada de Ciudad Rodrigo, los Lanceros de “El Charro” van a hostigar al enemigo siempre que tienen ocasión.

En una de estas acciones, concretamente el 12 de marzo de 1810, los hombres de “El Charro” atacaron a una avanzada treinta y cuatro dragones franceses en La Fuente de San Esteban. Ocasionaron doce muertos al enemigo invasor, entre ellos el capitán que los mandaba, y les cogieron dieciocho prisioneros y veintisiete caballos, los cuatro soldados restantes se salvaron huyendo hacia Santa Olalla donde tenían una fuerte unidad de caballería.

Fuente: BECERRA DE BECERRA, E. Hazañas de unos lanceros. Ediciones de la Diputación provincial de Salamanca.

 

AYUNTAMIENTO DE LA FUENTE DE SAN ESTEBAN

Plaza Mayor, 3 37200, La Fuente de San Esteban (SALAMANCA) Teléfono: 923 44 00 45 Fax: 923 44 02 20 Correo electrónico: administracion@lafuentedesanesteban.es
SÍGUENOS: